Ética y contenido en la publicidad moderna

Ética y contenido en la publicidad moderna

El mundo de la publicidad ha estado en constante evolución desde que se creó el primer anuncio. Desde la USP a las Lovemarks la publicidad ha ido escribiendo su propia historia y se ha desarrollado en las últimas décadas de una manera sin precedentes hasta sobrecargar nuestro ambiente estimular.

Hoy en día recibimos muchísimos impactos publicitarios diariamente, el consumidor tiene a su alcance miles de opciones, canales de entrada de información, ofertas, etc. Este “ruido ambiental” ha propiciado que el consumidor se haya vuelto mas exquisito, y solo preste atención a aquella publicidad nueva, mas sugerente y por supuesto que destaque sobre el inmenso mar de productos y marcas en el que nada.

Sin embargo, al contrario de lo que postulaba el gran Darwin, la evolución entendida desde la óptica publicitaria puede no significar mejora o desarrollo positivo de la misma.

“Destacar” a cualquier precio no es el mejor de los caminos, pues no debemos olvidar que, aunque muchos puedan no entenderlo así, la publicidad tiene una responsabilidad social, ética e incluso formativa.

Ética y contenido en la publicidad moderna

Como apasionado amateur de la ciencia publicitaria y marketiniana, me gusta estar atento a los anuncios en la televisión, en la calle y en las redes y, debo reconocerlo, amén de varios anuncios excelentes que también encontramos, me he quedado desencantado en muchísimas ocasiones.

No es solo un tema de calidad técnica de un anuncio, pues evidentemente todas las empresas no cuentan con recursos económicos o técnicos para evitar que en su anuncio animado las figuras que lo componen se vean pixeladas, o sean mas propias de un videojuego de los 80, por ejemplo. Se trata mas de pobreza argumental entre otras cosas que comentaré un poco mas adelante:

[box] ¿De verdad una empresa pretende transmitir seriedad o buen hacer comparando su dentífrico con un ratón en un barco durante una tempestad?

¿De verdad una empresa del tamaño de Mediamarkt pretende suscitar la idea de no ser tonto a un público al que, a través de la morfología y enfoque de sus anuncios, mas propios de “los juegos del hambre” o de la serie “Black Mirror”, parece estar llamándoselo en toda su cara? [/box]

Si, de acuerdo. Los números finales son los que hablan, el target al que irán dirigidos será el adecuado y ese largo etcétera. Pero cabe que medite un poco sobre si ese tipo de anuncios a mi juicio estúpidos, cutres e insulsos que funcionan lo hacen porque la sociedad es verdaderamente estúpida y han de amoldarse a ella o la sociedad ha llegado hasta ese punto porque la publicidad (junto a otros factores claramente) ha influido en que así sea.

Este debate se sale del artículo pero espero que el lector reflexione un poco sobre ello y saque sus propias conclusiones.

Aparte, me gustaría comentar un poco sobre lo que llamo “esos anuncios tóxicos para la salud” que, a mi juicio, se aprovechan del miedo de la gente. El miedo es el argumento que cala con mayor fuerza en las personas, es un arma muy poderosa. Puede sonar exagerado, pero no mentiría si dijera que hay muchísima publicidad cuyo argumento central consiste en meter miedo a las personas para vender sus productos.

Siempre se nos recuerda que durante las vacaciones hay mas robos en viviendas por lo que debemos tener el sistema de alarma mas avanzada, se incide en que en occidente las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de mortalidad por lo que hay una gama enorme de productos cardiosaludables y reductores del colesterol que, por si fuera poco, hacen gala de una comunicación que te hace pensar que si no los tomas vas a desarrollar una de dichas problemáticas.

Reforzadores del sistema inmunitario para no enfermar, preventivos de la caída del pelo (pues has de lucir esa melena radiante tan moderna), ayuda contra la caries y demás patógenos bucales y por último el plato fuerte: Los seguros de vida. “Ey, que si, que te vas a morir, pero claro contrata mi seguro para que por lo menos el futuro de tu familia esté asegurado”.

Pero, ¿nos estamos volviendo locos o qué pasa aquí?.

Este tipo de anuncios, a mi parecer, no hacen sino fomentar el modo de vida ansiógeno que nos caracteriza como sociedad posmoderna, avanzada u occidental. Qué van a pensar o de qué modo van a crecer los niños, digo, si desde que son pequeños se les da con cuchara toda esta información/argumentos de venta.

Si lo pensamos detenidamente, el mundo de la comunicación es muy poderoso. Forja carácter, personalidad, transmite ideales, enseña e influye. Es capaz de cambiar ánimos, crear héroes y villanos, de dar ilusión y también de quitarla. Es un arma que, si no se usa bien, puede ser de doble filo.

¿Podemos utilizarla a nuestro favor? Yo creo que si.

Me gustaría añadir que hay mucha publicidad buena también. De rasgos elegantes, profundos y con clase.

Cómo olvidar el anuncio del imperecedero: “¿Te gusta conducir?” de BMW o aquel spot de Harley-Davidson donde un bebé que lloraba se dormía al encenderse el motor de la mítica moto de carretera, entre tantos otros.

Marketing y publicidad

Aquí es dónde quiero llegar: El marketing y la publicidad tienen un potencial enorme, y está en nuestra mano utilizarlo de forma ética y productiva para la sociedad.

Deberíamos de dar una vuelta de hoja, centrarnos en lo positivo:

– Fomentar la ilusión de las personas por adquirir nuestro producto, no meterles miedo para que lo hagan.

– Tratar al cliente como nos trataríamos a nosotros.

– Promover el conocimiento y la cultura a través de los anuncios, ofertar sabiduría con spots ocurrentes, elaborados y creativos.

– Podemos hacer pensar, convertirnos en agentes de razonamiento activo. Hablo de esa interesante corriente llamada Marketing lateral que, a grosso modo, propone una transformación del marketing en este sentido. Recomiendo encarecidamente al lector que investigue un poco al respecto.

Hay una delgada línea entre ser innovador y remarcable o histriónico e invasivo.

Como dijimos antes, tenemos una responsabilidad para con las personas. Si, personas, porque los “clientes” no son robots sin capacidad de sentir o razonar.

No me vale que la teórica marketiniana hable de “la tercera generación del marketing”, mas comprometida con las personas y que busca crecer todos juntos, mientras sigan existiendo estas tendencias publicitarias que parecen ir totalmente en contra de esta corriente.

Hagamos de la publicidad una experiencia, formemos a través de ella, transmitamos positividad, mimemos a las personas. De esta forma, la publicidad se podría convertir en herramienta de cambio, en algo que, aparte de vendernos productos, nos ayude a crecer y desarrollarnos como sociedad.

6 comentarios

  • Jacinto Martin-Prat Reply

    25/06/2015 de 5:30 pm

    La publicidad, entre otras cosas, es un claro reflejo de nuestra sociedad, de como somos, como nos vemos o queremos que nos vean. Y como en nuestra sociedad está creciendo exponen-cialmente, la tendencia a manipularnos la realidad como al poder le interesa¿Que le interesa al Poder?:Docilidad, paga y calla,compra, si no votas mejor, si no te implicas en la enorme cantidad de problemas que tenemos delante, y prefieres atontarte con productos que la sociedad te venda, mejor que mejor. Compra y calla, consume y no pienses, trabaja – si te dejo – y gástate todo lo que ganas en cosas que conviene a otros.No te quejes, que si te quejas mucho,te acabamos colocando con Bin Laden, porque hoy en día o adoras al Partido del Gobierno hoy comienzas a ser sospechoso y para serlo no hace falta mucho. En USA con ser norteamericano, ya tienes buenas razones para que te espíe tu propio gobierno. Y todos sabemos que, o nos encanta copiar todo de E.E.U.U. o si no ya se encargaran ellos de obligarnos.Y todo esto, sin exagerar mucho, mas bien me quedo corto.

  • pino blaso Reply

    25/06/2015 de 7:01 pm

    Muy acertado el comentario. Sobre todo si tenemos en cuenta el `poder pedagógico de la publicidad.

  • Miguel Florido Reply

    30/06/2015 de 12:27 am

    Me ha encantado el artículo Víctor, y no podría estas más de acuerdo, pienso que la ética debería esta siempre presente en cualquier acción de marketing como un manual de buenas prácticas.

    Enhorabuena por el post! 🙂

  • Víctor Camacho Reply

    30/06/2015 de 2:11 pm

    D. Jacinto Martín-Prat: Ante todo disculpe mi retraso en responderle, muchísimas gracias por su comentario.Su punto de vista es interesante, pero me parece quizás un poco catastrofista:
    Veamos, si la publicidad es reflejo de la sociedad o no o, mas bien, cuál es la causa de que exista esa incógnita se sale del tema del post y está ahí indicado; Sin embargo, me parece que no es en si lo mas importante. Tenía la intención de hacer reflexionar un poco sobre si la situación que vemos hoy en día con esta parte que considero negativa de la publicidad (pues también se ha indicado que hay otra parte que considero positiva) podría cambiarse de algún modo, por la responsabilidad que considero tenemos para con las personas. En nuestra mano está poder dar una vuelta de tuerca en este sentido con el fin de innovar un poco y no tener que recurrir a esas estrategias tan pobres que se han comentado.
    Además, permítame decirle que no estoy para nada de acuerdo con lo que ha dicho sobre el poder y sus intereses. Esa alusión a teorías conspiranoicas, iluminatis y demás no me parece para nada resolutiva para el problema que se discute. Este mundo está demostrando ser muy plástico e impredecible. Si no fuera así, y nos ciñéramos a su punto de vista, las agencias locales nunca podrían ganarle ciertos concursos a agencias de la talla de Mccann, VCCP u Ogilvy (por ejemplo), y si que ha pasado. No considero que haya ninguna especie de mano negra en el top del mundo publicitario, solo mentes que pueden hacer cosas espectaculares o no. La intención de este post es concienciar a los publicistas y marketinianos de que lo que hacemos tiene otras repercusiones aparte de los números finales, por lo que hay que ponerse manos a la obra. Espero haberle respondido de forma eficaz, un saludo y de nuevo muchas gracias por su comentario

  • Víctor Camacho Reply

    30/06/2015 de 2:16 pm

    Dª Pino Blaso: EL aspecto pedagógico de la publicidad como bien ha indicado me parece de vital importancia y que se está olvidando en ciertos sectores de la misma. Confiemos en poder hacer publicidad y a la vez enseñar, sería lo ideal. Muchas gracias por su participación, ¡un saludo!.

  • Víctor Camacho Reply

    30/06/2015 de 2:19 pm

    D. Miguel Florido: Muchísimas gracias por su valoración, desde luego todo un halago. Si, pretendía además hacer ver que la ética es un concepto multinivel, que no se reduce solo a temas de publicidad sexista (pues parece que es a lo que mas bombo se le ha dado). De nuevo muchas gracias, un saludo.

Deja un comentario

Login

¡Bienvenido! Inicia sesión en tu cuenta

Recuérdame ¿Perdiste tu contraseña?

Lost Password

Recibe todas las notificaciones del blog con un solo click y no te pierdas ningún contenido de LCMK